Formación

La psicología inversa en las personas es sorprendente

La psicología inversa se trata de una técnica conductista sutil que trata de conseguir un efecto en otra persona haciéndole creer que quieres que haga algo que, en realidad, no quieres.

La psicología inversa es una técnica descrita por Viktor Frankl, psiquiatra y escritor, que solía preguntar a sus pacientes más inestables o con más problemas: “¿Por qué no se suicida usted?”. En ese momento las personas imaginaban el suceso y encontraban un motivo para no hacerlo, a partir del cual empezaba a trabajar Frankl para sujetar a sus pacientes a ese motivo que les aferraba a la vida.

La psicología inversa se trata de una técnica conductista sutil que trata de conseguir un efecto en otra persona haciéndole creer que quieres que haga algo que, en realidad, no quieres. El éxito radica en lo que se llama resistencia psicológica, que es la dificultad que ponemos a hacer algo que nos es impuesto, que nos mandan o que nos piden cuando sentimos que hacerlo afecta a nuestra libertad o autonomía.

  • Empieza presentando una opción. Para empezar, tendrás que presentar la opción que realmente deseas. Haz que esta opción se arraigue en la mente de tu objetivo. Puede ser algo a lo que la persona se resista normalmente y de lo que probablemente se burle inicialmente. Sin embargo, debes asegurarte de que esa persona sea consciente de la opción en cuestión.
  • Usa formas sutiles para hacer que la opción sea tentadora. Puedes hacer que la opción en cuestión sea tentadora de varias formas sutiles. Deja pistas sutiles que puedan crear una sensación de deseo en tu objetivo.
  • También usa pistas no verbales. Probablemente puedas usar pistas sutiles y no verbales para tentar a una persona.
  • Oponte a la opción o habla en contra de ella. Una vez que la persona esté interesada, oponte a la opción presentada o habla en contra de ella. Esto añadirá el impulso adicional que necesitas para lograr que la persona haga lo que quieres. Esa persona ya está un poco tentada por la opción. Si te opones a esta opción en este punto, la persona no se resistirá a negociar.
  • Presiona a tu objetivo para que tome una decisión. Para cerrar el proceso de negociación, ahora puedes presionar a tu objetivo para que tome una decisión. La idea es hacer que la persona piense que está tomando su propia decisión. Pregúntale amablemente qué es lo que quiere hacer y espera por una respuesta. Con suerte, esa persona se inclinará por la opción a la que te opusiste.
  • La psicología inversa funciona de mejor manera con las personas que son resistentes o contrarias. A diferencia de las personas agradables, donde éstas tienen a estar de acuerdo con usted de todos los modos posibles, por lo que no será fácil tratar con estas personas para aplicarle la psicología inversa.

Deberá de tener cuidado, ya que, sin embargo, la gente odia ser manipulada, si estas personas se dan cuenta que usted trata de conseguir algo de ellas, manipulando las tratando de hacer lo contrario. Pero si usted logra conseguir que haga lo contrario, entonces usted está aplicando en buena forma la psicología inversa ya que ésta puede funcionar en el futuro con esta persona.