fbpx

Técnicas Feng Shui para tu oficina

las técnicas feng shui

Las técnicas Feng shui pretenden que te libres del estrés que pueda producir tu trabajo para poder concentrarte mejor y generar energías positivas.

Las técnicas Feng Shui son la clave para conseguir una combinación de elementos y materiales que traiga el equilibrio en las energías de tu sitio de trabajo.

Sigue estas técnicas Feng Shui:

  • El primer reto que te pone este estilo decorativo es la disposición del mobiliario en tu oficina, comenzando por el escritorio, el cual debe estar bien posicionado. ¿Cómo conseguir esto?, es bien simple, tu escritorio debe mirar hacia la puerta, pero no debe estar perfectamente alineado con la misma, esto te permitirá que enfrentes una de las entradas de energía directas a tu oficina, a las espaldas del escritorio deben estar las ventanas. Nunca pongas un escritorio de tal forma que trabajes con una pared a tus espaldas, ya que esto simboliza vulnerabilidad.
  • ¿Cuál es el color perfecto para pintar las paredes?, desde aquí te proponemos que uses un color de pintura azul, ya que se ha comprobado científicamente que el mismo tiene un gran impacto en las emociones de las personas. El azul tiene la particularidad de crear un espacio calmado, en donde te sentirás a gusto todo el tiempo, otros colores aceptados por el feng shui son el gris y el verde pálido.
  • La naturaleza jugará un papel fundamental en tu nueva decoración, así que tendrás que buscar una buena planta para poner en tu oficina. Las plantas renuevan las energías que hay en tu oficina, no escojas una muy compleja de mantener, sino una que no requiera de muchos cuidados.
  • Algo más que puede sumar mucho al estilo feng shui de tu oficina es la aromaterapia, los aromas resultan importantes para poder crear un espacio confortable y relajado, y para esto puedes emplear un aspersor aromático de limón, lavanda o cualquier otro aroma que te guste. Si pones en práctica estos consejos conseguirás una nueva decoración en tu oficina que te ayudará a trabajar mucho más amenamente, ya que estarás contento y a gusto con tu nuevo espacio.
  • Tenemos que tener en cuenta que las técnicas Feng Shui se basan en el estudio de la energía y la interacción entre la naturaleza, los seres vivientes, los objetos que los rodean y la forma en que estos están ubicados en su entorno. ¿Puede correr el viento en tu casa? ¿Has creado un dormitorio «alérgico» al amor? ¿Tienes en tu sala un color o un objeto que te roba la armonía? Por ello se habla del «buen» y el «mal» Feng Shui (que se pronuncia fong shuei).

El buen Feng Shui se produce cuando las energías que nos rodean son armoniosas y equilibradas. Cuando no es así, se produce el mal Feng Shui, al que se le atribuyen toda clase de problemas, como los conflictos con la familia o la pareja, los contratiempos económicos y los altibajos emocionales.