Formación

Luna Llena en Leo y su influencia

Luna Llena en Leo y su relación con el Primer eclipse lunar 2017

La noche del 10 de febrero, la Luna entra en el signo de Leo, para que durante las primeras horas del día 11, se avive la Luna Llena del mes, concurriendo con el primer eclipse lunar del año. Según la Astrología Kabbalista, un eclipse lunar, tiene la energía de tres lunas llenas; estamos comenzando una fase de desenlaces emocionales, donde lo primordial será atender las llamadas de nuestro niño interior. Haciendo una analogía entre el Análisis Transaccional y la Astrología; la estructura personal del Yo, tiene tres instancias: un Yo Padre, un Yo Niño y un Yo Adulto.

Para los neófitos en el ámbito, el Yo Adulto que todos interiorizamos en nuestras psiquis, esta relacionado con nuestro lado más racional y lógico, con nuestras perspectivas personales a nivel consciente y se relaciona con el Ascendente y la Casa 1. El Yo Padre que todos llevamos en nuestras psiquis es la proyección de la autoridad que advertimos en la infancia, puede que este arquetipo sea crítico, estricto, normativo o flexible, conciliador y permisivo; tiene que ver con el conjunto de normas morales y el nivel de ética adquirido por las figuras de autoridad. Astrológicamente se relaciona con la Casa 9. Por último, el Yo Niño, es una instancia del yo, donde reaccionamos de manera espontánea, lúdica, creativa y muy emotivamente.

Esta Luna Llena en Leo, única en el  año, nos invita a exteriorizar lo que realmente sentimos, a llorar si debemos hacer una catarsis o a reír sin parar si es lo que nos provoca hacer. Recordemos que cada Luna Llena, se activa con el Sol en el signo ubicado a 180°, en esta oportunidad, la Luna Llena en Leo, se encuentra con el Sol en Acuario – signo de Aire, de energía fija – entendiendo el arquetipo acuariano, sabemos que al estar regido por Urano nos motiva a tomar decisiones desde la verdad, la libertad y el respeto por los demás. Urano es similar al Loco del Tarot, Arcano 0 que nos lleva a buscar nuevos horizontes, emancipándonos  del pasado e invitándonos a cambiar de  trayectos. Por su lado, Leo es el regente de la Casa 5 del Zodiaco, casa análoga al Yo Niño.

No es coincidencia que el Sol, regente de Leo, en el Tarot, Arcano XIX, su símbolo es un niño desnudo montando un caballo blanco y lleno de girasoles con un sol grande en medio de la carta. Esta simbología, es para que interioricen cada uno de los símbolos. Para que deslumbre de alegría nuestro niño interior. Este eclipse lunar, nos invita a revisar los momentos que nos han generado tensión o malestar emocional estos últimos meses, a fin de cerrar episodios.

Un eclipse lunar se da  cuando la Tierra se alinea entre el Sol y la Luna, produciendo un cono de sombra, que oscurece a la Luna. A nivel psicoenergético, afecta con mucho más fuerza a los signos que comparten la energía fija. En las personas con Sol o Luna en signos de energía fija como Tauro y Escorpio, este eclipse lunar puede marcar finales, principalmente de algo que está conectado a experiencias ligadas a agosto del 2016, mes donde se activó la Luna Nueva en Leo. Para las personas con Sol, Luna o Ascendente en Leo, es una Luna Llena que la invita a verificar los patrones kármicos con la familia, especialmente con la madre o con los hijos (en caso tuvieran).

Para Acuario, esta Luna Llena con eclipse establece el final de una etapa en sus vidas afectivas. El  Acuario de Sol o Ascendente con pareja, será necesario que empiece a verbalizar mejor sus deseos y los pensamientos que tiene sobre  la relación o los planes a futuro; en caso de no tener pareja, este eclipse lunar les da la oportunidad de cambiar patrones emocionales que están obstaculizando de alguna u otra manera, la interacción con alguien que pueda vibrar en su misma frecuencia.

Por otro lado, las personas con Sol, Luna o Ascendente en signos de Aire (Géminis y Libra especialmente) entrarán en un periodo donde deberán desligarse de viejos patrones con nexos a la felicidad de la pareja, la expresión afectiva o el disfrute del placer. Para muchas doctrinas, el niño interior, se mueve bajo el principio de placer; aunque con el Sol en Aire, no es recomendable desconectarse de la racionalidad y la parte lógica. Abrir  el corazón, liberarse de temores, pero siendo a la vez, conscientes y coherentes entre lo que pensamos (Sol en Aire) y lo que deseamos exponer (Luna en Fuego).

Finalmente, esta Luna Llena en Leo, forma trígonos con Saturno en Sagitario y Urano en Aries, indicándonos que toda decisión tomada desde nuestra consciencia superior, unida a la coherencia y la sinceridad, será favorecida con un gran dharma. En el ámbito psicológico, el trígono de la Luna en Leo con Saturno en Sagitario, da la sensación de madurez emocional y de mayor equilibrio afectiva; por su lado, el ángulo armónico con Urano en Aries, beneficia a todo el colectivo que lucha por los derechos humanos, las personas que trabajan a favor de la comunidad y los que han tomado conciencia de cuidar el planeta y tienen una responsabilidad ecológica.

Seamos únicos, prestemos atención a nuestros deseos más profundos e intentemos actuar de forma divergente, escuchando la voz de nuestro niño interior, aprovechemos la luna Llena en leo.