Formación

Limpieza de cutis graso paso a paso

Una limpieza profunda, que lleva solo 5 minutos, se convierte en un buen tratamiento para piel grasosa si se hace con los productos adecuados.

Para mantener la piel del rostro y cuello siempre joven y firme es necesario realizar una limpieza profunda del cutis dos veces al día: al levantarse y antes de acostarse, aun cuando no se utilice maquillaje durante el día ya que igualmente en los poros se acumula suciedad y grasa.

Una limpieza profunda, que lleva solo 5 minutos, se convierte en un buen tratamiento para piel grasosa si se hace con los productos adecuados.

Para la limpieza de cutis graso se necesita:

  • Loción o jabón limpiador, preferiblemente en gel o líquido indicado para pieles grasas.
  • Tónico facial astringente adecuado para tu dermis.
  • Crema humectante de día y de noche especial para pieles grasas, elaborada a base de agua.

Los pasos para la limpieza de cutis graso son:

  • Deberás lavar siempre tu rostro con agua preferiblemente fría o tibia, nunca con agua caliente pues dilata los poros y estimula la producción de grasa.
  • Aplica la loción limpiadora, frota suavemente en forma circular haciendo énfasis en aquellas zonas donde más se acumula el sebo, luego retira con agua asegurándote de que la piel queda totalmente libre del producto.
  • Después, aplica el tónico con la ayuda de un algodón; deberás pasarlo por tu rostro con suaves golpes que ayudarán a estimular la circulación al tiempo que eliminan los residuos del limpiador.
  • Por último, deberás aplicar la crema humectante de día o de noche, según sea el caso, para garantizar que tu piel se encuentra adecuadamente hidratada y en perfecto estado. Recuerda que en este aspecto debes elegir un producto a base de agua que no fomente la producción de grasa.

Es importante tener claro que cuando se pretende limpiar el cutis graso no se debe abusar de las lociones, geles o jabones. Si la limpieza es excesiva lo que conseguirás es maltratar la piel y arriesgarte a que se produzca aún, más grasa.

Se recomienda limpiar dos o máximo tres veces al día, siempre usando los productos indicados y no olvidando emplear el tónico astringente, un gran aliado que ayuda a controlar la producción de grasa en nuestra dermis de forma efectiva.