fbpx

La depresión: Qué es y cómo solucionarlo con una terapia psicológica

La depresión es una enfermedad grave y común que nos afecta física y mentalmente en nuestro modo de sentir y de pensar. La depresión nos puede provocar deseos de alejarnos de nuestra familia, amigos, trabajo, y escuela. Puede además causarnos ansiedad, pérdida del sueño, del apetito, y falta de interés o placer en realizar diferentes actividades.

Primero debemos de rescatar que la depresión tiene varios tipos como por ejemplo hay depresión familiar, depresión de pareja, depresión de trabajo etc.

Los procedimientos están explicados claramente y no supone ninguna contraindicación su realización, pero tendrás que dedicar varias semanas a la puesta en práctica de estos procedimientos para empezar a percibir los cambios.

Los métodos y procedimientos descritos son los más utilizados y probados actualmente en los tratamientos psicólogos para la superación de la depresión. Eso sí, si tu estado depresivo te genera síntomas intensos (por ejemplo, incapacidad para el trabajo, insomnio, pérdida de apetito, continua fatiga o ideas de suicidio) deberás acudir a la consulta de un profesional, psicólogo o psiquiatra, para que puedas recibir el tratamiento adecuado, y en su caso realizar los procedimientos aquí descritos bajo su supervisión.

Aunque estos procedimientos están pensados para poder superar la depresión, también se podrán beneficiar de estos métodos todos aquellos que aun no padeciendo síntomas depresivos quieran mejorar en áreas de la personalidad tan importantes como el asertividad, la autoestima o la inteligencia emocional, así como aprender a relajarte o dejar la mente en silencio con la práctica de la meditación.

La depresión se puede solucionar con una terapia psicológica y se puede hacer de esta forma:

El psicólogo en primer lugar te pedirá que confíes en él y le cuentes todo lo que te está pasando, luego te recomendara que hagas lo siguiente:

  • Actívate, haz todo ese tipo de cosas que antes te generaban ilusión.
  • Positiva tus pensamientos, busca con todo tu interés el lado positivo que todas las cosas tienen.
  • Desarrolla tu autoestima, acéptate cómo eres, no necesitas ser «más», ríndete, cuanto más quieres cambiarte, más te críticas y más disminuyes la autoestima.
  • Desarrolla tu asertividad y mejora las relaciones personales en tu entorno, con mayor capacidad para defender tus derechos e intereses personales.
  • Vive tus emociones y desarrolla tu inteligencia emocional, aprendiendo a reconocer y aceptar tus emociones, aunque no sean agradables, como la tristeza, la soledad o el abandono.
  • Afronta las situaciones y actividades desagradables pendientes, que has tratado de evitar y te ocasionan estrés e inquietud.
  • Establece objetivos en tu vida, aunque sean modestos. Haz una lista y empieza a caminar hacia ellos ¡ya!
  • Dedica un tiempo al día a relajarte, con actividades como respirar profundamente o practicar relajación.
  • Deja en silencio tu mente, no le des más vueltas a tus pensamientos, es inútil, no luches contra corriente, déjate fluir.
  • Aprende a solucionar tus problemas, mejorando tu capacidad de discernimiento y toma de decisiones.

Recuerda que una terapia psicológica te puede servir de mucha ayuda, claro está que sus resultados pueden ser favorables si el paciente pone de su parte y quiere mejorar.