Elimina el estrés mientras viajas con estas técnicas

El estrés es la respuesta automática y natural de nuestro cuerpo ante las situaciones que nos resultan amenazadoras o desafiantes. Nuestra vida y nuestro entorno, en constante cambio, nos exigen continuas adaptaciones; por tanto, cierta cantidad de estrés (activación) es necesaria.

Síntomas de estrés:

  • Las señales más frecuentes de estrés son: Emociones: ansiedad, irritabilidad, miedo, fluctuación del ánimo, confusión o turbación. Pensamientos: excesiva autocrítica, dificultad para concentrarse y tomar decisiones, olvidos, preocupación por el futuro, pensamientos repetitivos, excesivo temor al fracaso.
  • Conductas: tartamudez u otras dificultades del habla, llantos, reacciones impulsivas, risa nerviosa, trato brusco a los demás, rechinar los dientes o apretar las mandíbulas; aumento del consumo de tabaco, alcohol y otras drogas; mayor predisposición a accidentes; aumento o disminución del apetito.
  • Cambios físicos: músculos contraídos, manos frías o sudorosas, dolor de cabeza, problemas de espalda o cuello, perturbaciones del sueño, malestar estomacal, gripes e infecciones, fatiga, respiración agitada o palpitaciones, temblores, boca seca.

Con estas técnicas ya no sentirás mucho estrés mientras viajas:

  • Muévete:

Esto es sumamente importante en viajes largos, para prevenir inflamaciones o dolores producidos por una mala circulación o complicaciones más importantes, como el famoso “síndrome de la clase turista”  que se trata, a grandes rasgos de una trombosis venosa, que puede derivar en una embolia pulmonar u otras complicaciones médicas muy graves. Lo que sucede es que la inmovilidad prolongada de las extremidades inferiores en viajes largos, sumado con la baja presión atmosférica dentro de la cabina, pueden causar que se formen coágulos de sangre, llamados trombos, los cuáles, si no se disuelven pueden viajar en el sistema circulatorio y bloquear alguna vena o arteria. No hay por qué sentirnos intimados por estas advertencias, simplemente es bueno conocer la importancia de movernos durante los vuelos largos.

  • Hidrátate:

El aire dentro de los aviones es muy seco, por esta razón asegúrate de hidratarte bien. También lleva contigo gotas hidratantes para los ojos y algún bálsamo para los labios, para evitar que se rompan.

  • Ve al baño antes de montarte al avión:

Este es un consejo algo personal, sin embargo, a muchas personas (yo entre ellas) no les agrada ir al baño en el avión, así que, si vas antes de salir, es más probable que puedas evitar esta experiencia. Sin embargo, en los vuelos más largos, a veces no hay más opción. Así que, si lo tienes que hacer, tómalo por el lado positivo y aprovecha para estirar tus piernas y mover tu cuerpo.

Ten mucho cuidado con los alimentos que consumes, pues muchos pueden aumentar tus niveles de ansiedad. Por ejemplo, evita tomar café antes del vuelo o consumir alcohol y otros estimulantes. Intenta no consumir mucho azúcar.

  • Recuerda tu respiración profunda y los ejercicios de relajación:

No olvides dos de los más simples y efectivos tratamientos para la ansiedad, los cuales te ayudarán mucho durante tu largo viaje.

  • Si puedes evitarlo, no mires el reloj durante el vuelo:

Esta es una gran fuente de ansiedad, intenta distraerte. Piensa en tu destino final y cuánto vas a disfrutar, mantente enfocado y verás cómo todo saldrá bien.

Viajar es una de las mejores inversiones que podemos hacer en nuestras vidas. No hace falta tirar la casa por la venta para hacer un viajecito, aunque sea corto, de vez en cuando. Como digo, no tiene por qué salir tan caro. Además, míralo de esta forma: con el tiempo, cuando uno mira atrás, se valoran más las experiencias vividas que lo material acumulado. Son las experiencias las que enriquecen la vida, no los bienes. El viajar también te relaja espiritual y emocionalmente.

LIBRO DE RECLAMACIONES

(1) RECLAMO: Disconformidad relacionada a los Servicios o tipo de Atención.
(2) QUEJA: Disconformidad no relacionada con los servicios; o, malestar o descontento respecto a la atención al público.