fbpx

Casos increíbles de sanaciones con Reiki

Reiki, del japonés reiki es una práctica seudocientífica considerada como medicina complementaria y alternativa, es decir, no científica, que afirma tratar de lograr la sanación o equilibrio del paciente a través de la imposición de las manos del practicante, canalizando cierta supuesta «energía vital”

Atreves del reiki, muchas personas encontraron su bienestar, estos casos son de la vida real y aquí te contamos.

  • María Guadalupe / México / 18 de diciembre del 2011

Como muchos o porque no decir, todos comenzamos nuestro camino de una nueva vida con auto curación, así fue mi descubrimiento de Reiki. Es ese entonces 2006 cuando interiormente sentía  que tenía poco tiempo de vida, sola fuera de mi país y lejos de mis hijos, alguien  mencionó un método de curación sin medicinas, fui a tomar el cuso (me distraeré un poco pensé) mi vida cambió desde el primer momento de mi sintonización, fue mágico, después del segundo nivel comencé mi auto curación,  aunque mi ki estaba demasiado estancado, con mi corazón desbordado con la felicidad al máximo, pero con la idea de que era demasiado tarde ,regresé a mi país con mis hijos (quería morir en mi cama cerca de los míos) ya mi espíritu se sentía  fuerte pero mi físico todavía estaba muy débil en tres meses mi recuperación fue total, tiempo después y con continuo estudio he llegado a Reiki máster,  al sintonizarme con el amor infinito  también encontré el amor de pareja, el más grande amor de mi vida! Tengo dos años con él y tenemos una relación plena y maravillosa; la energía universal llena nuestra relación, cuando nos amamos a nosotros mismos el amor llena nuestra vida y la de los seres a nuestro alrededor.

  • Rodolfo Jaramillo L. / Colombia / 15 de abril del 2010

Hola, yo sufrí de pánico desde niño y desde hace 4 años me inicié en el Reiki con la doctora y maestra Fabiola Casas y desde ese instante empecé a mejorar hasta el punto de encontrarme maravillosamente bien y todo gracias a la bendición del Reiki.

Mi esposa sufrió de asma alérgica y también gracias al Reiki ya ni se acuerda de que padeció de esa alergia. Tengo más casos, pero creo que hasta aquí está bien.
Un abrazo a todos.

  • María Elena / Argentina / 07 de diciembre del 2008

¡Hola a todos! Soy María Elena otra vez, de Argentina…esta vez es para contarles lo bueno y positivo que ha sido el Reiki para Ana María…es una persona que estaba con depresión y tomando medicamentos, a partir del momento que comenzamos hablar de Reiki… las cosas fueron cambiando, pero tan rápido fue la mejoría que ya ha dejado la medicación. ¡La alegría, la voluntad y las ganas de vivir se manifiestan en ella todo el tiempo… realmente volvió a ser la persona que era antes… hoy es positiva, alegre tiene ganas de vivir…y no hacemos más que agradecer a esta fuerza divina que nos guía y nos lleva adelante…es una bendición! Las dos damos gracias por haber encontrado este camino de crecimiento personal y espiritual. Mis bendiciones para todos desde Argentina.

  • Amelia / Italia / 05 de octubre del 2008

Esto me acaba de pasar hace una semana. El día 28-09-08 yo me sentía mal de salud con problemas de hemorroides. Ese día había ido al supermercado porque tenía una semana que no salía de mi casa. Después que salgo del supermercado iba a visitar a una amiga que me había dado unas hierbas para curarme. Aunque no me habían hecho nada, quería darle las gracias por haberse preocupado por mí. ¿Cuándo iba hacia el carro sentí una voz que me dijo que no tenía que ir, pero no sabía el por qué? Bueno pensé entonces que como era la hora del almuerzo mejor que no fuera. Tomé mi carro y fui a otro negocio a comprar papel para la impresora cuando de repente me encuentro con mi doctor que estaba de vacaciones y le dije como me sentía. Rápidamente me mandó un tratamiento x 12 días. Ahora le doy gracias a Dios y a mi guía porque después vine a entender por qué me habían impedido ir a la casa de mi amiga.

Nota: Definitivamente la práctica del Reiki además de sanación te conecta con ese mundo no físico con el que siempre interactuamos, pero generalmente sin saber.