fbpx

7 mascarillas exfoliantes para revitalizar tu piel

Diferentes tipos de piel tienen diferentes tipos de problemas. Si tiene la piel grasa, corre el riesgo de desarrollar problemas como el acné, piel opaca, granos y manchas oscuras. Definitivamente va a afectar su confianza en sí mismo. Como todos sabemos, las frutas son la mejor manera de tratar su piel y su cuerpo. Sin embargo, elegir el tipo correcto de alimentos es extremadamente importante, ya que maximizan el brillo natural de su piel.

  • Exfoliante de plátano, leche y avena

Ponga el puré de un plátano en un bol y añada 1 cucharada de leche, 2 cucharadas de avena y haga una pasta espesa. Aplique esta pasta fina en la cara y el cuello. Frote en la piel con movimientos circulares con la yema de los dedos durante cinco minutos. Lave con agua. Su cara comenzará a sentirse refrescante y perderá la consistencia grasosa.

  • Exfoliante de manzana y avena

Para hacer este exfoliante, tome la mitad de una manzana, 1 cucharada de harina de avena y 1 cucharada de harina de maíz. Mezcle bien hasta tener una pasta suave. Si no se convierte en una pasta suave, puede añadir una cucharadita adicional de miel. Exfolie su piel para sentirla más sana.

  • Exfoliante de Kiwi

El kiwi también funciona bien en la eliminación de exceso de grasa de la piel. Tome un kiwi, pele la cáscara y ponga en un bol. Triture el kiwi, añadir 2 cucharadas de azúcar y 2 gotas de aceite de girasol. Mezcle bien y frote en la cara, cuello, manos y piernas.

  • Exfoliante de limón y azúcar

El exfoliante de limón y azúcar es muy bueno para la piel. Tome 1 taza de azúcar y 1/2 taza de aceite de oliva. Añada 2 cucharadas de jugo de limón y mezcle bien. Tome esta mezcla y frote su cara, cuello, manos y piernas. Esto ayudará a eliminar los residuos y la grasa.

  • Exfoliante de naranja y azúcar

Este exfoliante contiene mucha vitamina C y otros ácidos que son muy eficaces para exfoliar la piel de forma natural. Ponga 3 cucharadas de jugo de naranja en un bol, añada 1 taza de azúcar, 1 cucharada de miel y 2 cucharadas de aceite de oliva. Mezcle bien. Frote en la cara, el cuello y el cuerpo. Verá muy buenos resultados si se utiliza dos veces a la semana.

  • Exfoliante de limón para el rostro

Antes de ofrecerte la receta, es bueno que tengas en cuenta algunas cuestiones importantes de usar el limón para la cosmética o belleza. Este fruto tiene muy buenas propiedades para exfoliar y para quitar las manchas de la piel, pero también puede provocar efectos contrarios. No te asustes. Para ello, emplea el limón siempre por las noches y no salgas a la calle sin haberlo quitado completamente, sobre todo, si lo usas en el rostro y es verano.

Una vez hecha esta salvedad, es momento de que aprendas a hacer el exfoliante casero de limón. Mezcla:

  1. El zumo de ½ limón.
  2. 3 cucharadas de azúcar.

Frota en tu piel dando masajes circulares sobre la piel limpia y algo húmeda. Luego enjuaga bien. Ten cuidado si tienes una dermis demasiado sensible o blanca. Para que el aroma a limón se mantenga en tu cuerpo, no dudes en añadir unas gotas de té verde, por ejemplo, que además le dará una sensación de pureza y vitalidad a la piel.

  • Exfoliante casero de café

El café tiene muchas propiedades si se usa de manera tópica. Puede ser un elemento ideal para combatir la celulitis, por ejemplo, o bien para exfoliar nuestro cuerpo de las células muertas y la suciedad que vamos acumulando a lo largo del día por la transpiración, el smog (o niebla contaminante), el polvo, etc.

Usa cualquier crema que tengas en casa para mezclar con el poso de café y aplica en el rostro o cuerpo haciendo movimientos circulares. También puedes exfoliar tu cuerpo, mientras te bañas, con el café usado, directamente. No olvides luego humectar bien la zona.

Recuerde lavarse la cara, el cuello y el cuerpo correctamente antes de probar cualquier exfoliante, mascarilla o crema. Evite frotar la cara muy fuerte ya que la piel es delicada en esta área. Siempre masaje la piel en movimientos circulares suaves y hacia arriba. Esto asegura que su piel no se hunda. Después de usar una mascarilla casera, enjuague con un paño húmedo o agua. Aplique una crema hidratante al terminar.