Deja fluir la energía que hay en ti
menú

¿Es posible aplicar el Reiki a las embarazadas?

Claro que es posible aplicar una terapia de Reiki a las mujeres embarazadas, para ellas es una experiencia única por qué va a sanar ella y por consecuente ese bebe que viene en camino va a nacer libre de todos los karmas y de nuestros antepasados, y va poder desarrollarse libremente sin ninguna atadura.

Recibir Reiki durante el embarazo es una garantía de equilibrio emocional y físico tanto para la madre como para el niño. El Reiki no tiene efectos secundarios, no puede dañar. En las primeras etapas del embarazo alivia el estrés, las náuseas, el miedo, los cambios corporales, dolores lumbares, dolores de cabeza, ansiedad y todo tipo de síntomas desagradables que pueden aparecer en este período. El Reiki restablece la salud y el equilibrio de la madre y el bebé.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo en el hospital Universitario de Hartford, en Connecticut, se comprobó que la aplicación de Reiki durante el embarazo disminuyó la ansiedad de las futuras mamás en un 94%, las náuseas en el 80%; el dolor en el 78% y mejoró el sueño en el 86%. La profunda relajación y paz que se experimenta durante y después de una sesión de Reiki es, sin duda, de gran beneficio en los embarazos.

La aplicación de Reiki es igualmente beneficiosa en los casos en los que el bebé venga de nalgas. La vida actual, tan propicia al estrés, hace que la madre tenga sus músculos contraídos, el útero, sobre todo, esto impide, en algunos casos, moverse al bebé libremente para encontrar su postura natural ante la llegada del parto. En estas ocasiones, el Reiki aplicado directamente en el vientre de la madre relaja toda esa zona, ayudando a la movilidad del bebé. Al estar más relajada, la madre puede llegar a una interrelación más íntima con su bebé motivando sus propios movimientos, llevándole dulcemente, con una actitud profundamente serena, a situarse de la forma adecuada para un parto normal y feliz.

  • El Reiki, una gran ayuda para la madre y el bebé
  • Potencia la comunicación interior entre madre e hijo.
  • Prepara físicamente a la madre para el trabajo del parto y el nacimiento.
  • Restaura la armonía y equilibrio del cuerpo ante los cambios hormonales.
  • Alivia los dolores lumbares.
  • Mitiga la inflamación y sensación de pesadez en piernas y pies.
  • Facilita la colocación correcta del bebé cuando viene de nalgas.

Durante el parto, las contracciones se sitúan en la zona lumbar y el área pélvica. La aplicación de Reiki ayuda a disminuir el dolor y a controlar el trabajo del parto facilitando el nacimiento, con el beneficio que esto supone para la mamá y el bebé.

Por otra parte, en el caso de las madres que han sufrido cesáreas previas, se observa una disminución en la tasa de cesáreas posteriores si ha utilizado Reiki en las últimas etapas del embarazo.

Tu estado de relajación, será determinante para el éxito del parto, por lo que es beneficioso aprender diversas técnicas para combatir la tensión y para manejar el dolor en el momento crucial.

Recuerda que la conducta del adulto se forma en el vientre materno. La ropa que usas, tu alimentación, la gente que está a tu alrededor, lo que escuchas, ves, dices o piensas durante el embarazo impactan el subconsciente de tu bebé.

Con Reiki se puede obtener un estado de calma y felicidad durante la etapa más sublime de toda mujer.

Con la maravillosa Energía Universal que fluya en tus manos podrás conectarte con tu hijo y enviarle mensajes de paz, amor y protección.

Compártelo en:

Comentarios:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *