Deja fluir la energía que hay en ti
menú
Cómo dar un masaje a la espalda puede leerse sencillo, pero existe un proceso para todo, incluso para esta acción que permite relajar el cuerpo y liberar dolores.

Cómo dar un masaje a la espalda en varias maneras

Cómo dar un masaje a la espalda puede leerse sencillo, pero existe un proceso para todo, incluso para esta acción que permite relajar el cuerpo y liberar dolores.

Conoce a continuación 4 diferentes formas de cómo dar un masaje a la espalda de una persona.

Técnica de petrissage o amasamiento

  • Esta técnica usa movimientos circulares más cortos con más presión que la deeffleurage, que ayuda a mejorar la circulación profunda.
  • Se usa las palmas, los dedos o incluso los nudillos. El movimiento debe ir desde la cintura (el centro) y no desde los hombros, en un tiempo de 2 a 5 minutos. Esto evitará que te fatigues.
  • Reducir considerablemente el cansancio que los músculos puedan tener, es uno de los beneficios que puede tener esta técnica. Debido a que mediante el petrissage se alcanza las fascias envolventes, aponeurosis, y los tendones de la zona tratada.

Movimientos de percusión

  • También conocidos como tapotement, son movimientos de contacto breve y repetitivo con las partes de la mano. Se usa las manos ahuecadas, todos los dedos juntos en un punto o incluso la parte plana de los dedos del lado de los nudillos de las manos para hacer el contacto.
  • Las muñecas deben de estar relajadas, estas se flexionan con movimientos rápidos para realizar la técnica. Así se asegura que no se aplique demasiada presión. El tiempo de la técnica es de 2 a 3 minutos.
  • Estimula el sistema nervioso periférico, este coordina, regula e integra nuestros órganos internos, por medio de los axones.

Técnica de elevación de los músculos

  • Se cierran los dedos y se mantiene el pulgar alejado (en forma de “pinza” de langosta). Se aplica presión con movimientos giratorios de elevación.
  • Los movimientos de arriba hacia debajo de la espalda se hacen 2 o 3 veces, aliviando la tensión de la zona en tratamiento.

Técnica de abanico

  • Los dedos pulgares cumplen la función principal en esta técnica. Estos, se colocan en la parte superior de la espalda, justo debajo del cuello y en ambos lados de la columna vertebral. Con un movimiento “en abanico” con los dedos extendidos, se presiona suavemente, en sentido a los pies de la persona.
  • La presión es alternada en ambos pulgares, haciendo los movimientos desde la parte superior de la espalda hasta las caderas de la persona.

Conclusión

Estas técnicas en general tienen efectos relajantes, además de reducir el riesgo de alguna lesión. Cada técnica produce distintos efectos para la zona tratada; en consecuencia, depende del paciente, lo que busque con el masaje; así aplicar una de ellas o varias. Ahora ya sabes cómo dar un masaje a la espalda.

Compártelo en:

Comentarios:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *